Día de San Joaquín y Santa Ana,

los rostros de esta celebración...

IMG_6733.JPG

"Yo vengo desde Heredia, soy devota de Santa Ana y me enteré por redes sociales de esta celebración, así que decidí venir. En mi casa tengo una imagen de Santa Ana hecha de madera que es una reliquia".

Ana Hernández Zamora.


"Yo me levanté temprano hice el oficio, me arreglé y vine a esta celebración tan linda. Yo me doy mis gustos, ando por todo lado."

Adelia Chávez

Doña María Cristina Zamora, conocida aquí en Santa Ana como "Doña Tina", asiste al Centro Diurno San Joaquín y Santa Ana y vino a la celebración acompañada de su hija Zahyra Obando.

 

IMG_6851.JPG

"Yo cuido a mis papás que son adultos mayores de 93 y 88 años, pero hoy no tenía que ir porque estaba una hermana mía con ellos, así que William y yo nos vinimos a participar de esta celebración. Esto le sirve a uno de distracción, hoy hizo un día tan lindo y estar aquí con tantas personas es muy alegre".

Marielos y William.


Como un espejo...

WENDY GARRO DÍAZ

PERIODISTA

Será porque ya sumo algunos añitos en mi calendario, o porque ellos me reflejan un camino por el que he de pasar,  pero la celebración en honor a los adultos mayores  me ha puesto un poco reflexiva.

Al verlos me he puesto a pensar en el rostro de mi querida abuelita y descubro a la misma señora valienta y luchadora de la que tengo mis recuerdos de infancia, ahora con más ganas de disfrutar la vida y buscando las fuerzas que ella sabe que tiene, aunque el cuerpo a veces le haga creer que no.

Ahora tiene el cabello gris y camina despacito, pero ni ella misma se imagina el impacto que ha tenido en nosotros sus nietos; pues desde su casita haciendo los quehaceres domésticos, cosiendo y criando hijos, nos dio a los mejores papás y mamás, a los que por cierto, en pocos años también tendremos que cuidar con amor. Y si Dios nos presta vida, también pasaremos por ese camino; ahora yo estoy criando una niña, tiene 9 años, y caigo en cuenta que en unos años ella misma me verá como esa adulta mayor, a la que hay que acompañar, ayudar a bajar gradas y escucharle las historias una y otra vez. 

En el jardín, con música de marimba de fondo, me senté a conversar con algunos de ellos; hay mucho que aprender, que alegría irradian, que paz da conversar con ellos, no andan con prisa y por eso la conversación es más placentera, no están preocupados por el "qué dirán" y venir al jardín del Templo se convierte para ellos en una salida que los llena de ilusión. 

El homenaje en el día de Santa Ana y San Joaquín: padres de la Virgen María y abuelitos de Jesús.

"Hoy celebramos a un matrimonio, varón y mujer, que dejaron huella en la historia. Y aunque no hay muchos escritos sobre la vida de Santa Ana y San Joaquín, podríamos decir, como nos relata la Escritura: "Por sus frutos los conocerán". Viendo a la Virgen María podemos constatar la calidad de padres que fueron", comentó el Diácono Noé Montero, quien estuvo presente durante toda la actividad compartiendo con los adultos mayores.

Santa Ana y San Joaquín no solo representan a nuestros abuelos,
también son signo para nosotros padres y madres de familia.

Esta es la edad de oro, por eso la Parroquia de Santa Ana quiso homenajearles, quiso agradecerles por el legado que nos heredan, nos han transmito la fe, las costumbres y tradiciones, somos fruto de su esfuerzo, de sus luchas y de sus trabajos.  Pero tristemente la sociedad quiere olvidarlo, la sociedad quiere desplazarlos porque el ritmo de la vida va más acelerado que su pasito lento. Como cristianos somos llamados a valorarlos, la Iglesia no prescinde de ellos, sino que en su sabiduría sabe que ellos son llamados a ser protagonistas de la evangelización, la Iglesia los necesita.

La familia que tenga en casa a un adulto mayor, tiene un tesoro, está cuidando a uno de los "preferidos de Jesús". Cuídelo, téngale paciencia, siéntese a conversar con ellos, es una de sus mayores necesidades. Los nietos, visiten a sus abuelos, abrácelos, dígales cuanto los aman, no los dejen sentirse solos. Se irán... y ese día ya no habrá tiempo para hacer todo lo que pensamos que debíamos.

 

El Padre Noé recitó dos poemas de su autoría a los adultos mayores.

Como un regalo especial el diácono Noé Montero recitó dos poemas que él mismo escribió, "porque con todo se evangeliza", dijo el Padre Noé. Y con la sencillez que lo caracteriza se ganó no solo la atención de todos mientras recitaba sus poemas, sino también el corazón de los 192 adultos mayores que estuvieron en la celebración. Vimos ojos humedecerse, vimos pañuelitos blancos ser sacados de la cartera, y es que sus poemas nos ponen de frente a una realidad, hoy la de ellos, mañana la suya y la mía.

Lea los poemas...


Canas

Cambiará tu pelo, su color primero,

llegada la hora, que ha sido indicada,

este es el anuncio que ha llegado el tiempo

de reconciliar, tu cuerpo y tu alma.

 

Quedará en la historia, el miedo y la pena.

Serán por fin libre, la risa y el llanto

por el simple hecho, que te has dado cuenta

que la vida pasa, que pasa volando.

 

Mírate al espejo, tócate la barba

mira luego dentro, a tu corazón,

no le vuelvas nunca, a cortar las alas,

deja que hasta el cielo, te lleve el amor.

 

Con su aparición trajeron las canas

nostalgia del tiempo que atrás ha quedado,

pero de igual forma, traen la esperanza

de recolectar lo que se ha sembrado.

 

Gracias a la vida que lo ha permitido.

Gracias a mi cuerpo que lo ha generado.

Gracias porque es, ¡un don recibido!

del Dios de los cielos que lo ha otorgado.

 

H, Noé, M

Estas bellas niñas estuvieron presentes también en la celebración, ellas vistieron los trajes de los payasos y bailaron al ritmo de la cimarrona.

Estas bellas niñas estuvieron presentes también en la celebración, ellas vistieron los trajes de los payasos y bailaron al ritmo de la cimarrona.

IMG_6934.JPG
IMG_6739.JPG
IMG_6895.JPG

¿A dónde se van los muertos?

¿A dónde se van los muertos?

Los vivos  ¿dónde quedamos?

Espacios que quedan yertos,

espacios que no ocupamos.

 

Palabras que no dijimos  

palabras que ahora lloramos.

Caricias que no les dimos

nos duelen, las anhelamos.

 

¿A dónde se van los muertos?

Al cielo, lo han « revelado».

Más nadie de allí ha vuelto

no sabemos qué ha pasado…

 

Recuerdos que siguen vivos

y sueños que ya expiraron.

Secretos que no supimos…

Secretos que no contamos…

 

¿A dónde se van los muertos?

No podemos afirmarlo;

parece que han descubierto  

el paraíso anhelado…

 

Un alma sola se marcha.

Un  alma sola se queda.

Una lágrima que transita

mientras otra se congela…

 

¿A dónde se van los muertos?

Porqué tanto los lloramos…

Será que  no están contentos…

O acaso los envidiamos…

 

H. Noé Montero.

Gracias a la Reina de los Festejos, Teresa Villegas, presente en todas las actividades, siempre con su sonrisa y compartiendo con todos.

Gracias a la Reina de los Festejos, Teresa Villegas, presente en todas las actividades, siempre con su sonrisa y compartiendo con todos.

El equipo de trabajo, felices de servir a los demás.

El equipo de trabajo, felices de servir a los demás.

IMG_6899.JPG
Todos dispuestos a colaborar, atendieron en total 192 adultos mayores.

Todos dispuestos a colaborar, atendieron en total 192 adultos mayores.

Nuestro Cura Párroco también listo para servir. 

Nuestro Cura Párroco también listo para servir. 


Ella es la Reina Versátil de las Fiestas Patronales Vive Santa Ana 2017

Teresa Villegas, Reina de las Fiestas Patronales Vive Santa Ana 2017.

"Trabajamos con cariño no para ganar, sino para colaborar".

“Dios ayuda a mi abuelita a ser Reina y si no lo es, dale fortaleza porque no siempre se gana”. Esta fue la oración de Yaileane Tapia de 8 años de edad, nieta de la actual Reina Versátil Santa Ana 2017, la Señora Teresa Villegas Vargas.

El día de la lunada donde se daría a conocer la candidata que se convertiría en Reina, Yaileane estaba allí y fue la primera que corrió a los brazos de su abuelita para felicitarla después de escuchar que ella sería la Reina de los festejos patronales; y lo tenía bien merecido, pues esta niña ha trabajado junto a su familia para sacar adelante el reto que asumió Teresa al sumarse como una de las candidatas hace meses atrás.

Teresa es hija de Eduardo Villegas Sáenz y María Teresa Vargas Sibaja, una familia de raíces Santaneñas que le dio a este cantón 16 hijos, de los cuales Teresa es la menor. Ella tiene 2 hijos, Leonardo y Marianela quienes le han dado todo su apoyo para que cumpliera un sueño que tiene desde que tenía 17 años. Y es que Teresa ya había participado antes para ser Reina, pero en aquella ocasión su sueño no se cumplió y lejos de desanimarse se prometió que algún día lo volvería a hacer. Hoy 35 años después Teresa recibe la corona por la que ha trabajado con cariño, pues el proyecto por el cual se beneficia este reinado le apasiona, saber que representa la colaboración de muchas personas para la construcción del salón parroquial, para que el pueblo se una y para que muchos más se beneficien.

Con ayuda de su familia, Teresa organizó bailes, desayunos, ventas de garaje, bingos, venta de comidas y logró recaudar una cantidad de dinero que se suma para construir el salón parroquial que tanto necesita Santa Ana. “Soy una persona de metas y cuando me comprometo con algo trabajo con cariño por eso.

Estoy feliz de saber que cuando ese salón esté terminado, al menos una ventana representará el esfuerzo y donación de muchas personas que me apoyaron en este reinado, a ellos las gracias porque estas no eran mis actividades, no eran las actividades de las candidatas; sino una oportunidad que abrió puertas para que sigamos luchando por construir este salón. Trabajamos no para ganar, sino para colaborar.

Mi mensaje para todo el pueblo de Santa Ana es que se unan a trabajar con el corazón. No hay limitaciones que no se puedan superar, no importa la edad para lograr las metas que nos propongamos”. No hay miedo a construir un salón parroquial si se cuenta con el apoyo de la comunidad.

Gracias Teresa, gracias a toda tu familia, gracias a todas las personas generosas de la comunidad que te apoyaron. Que disfrutes este tiempo como Reina de las Fiestas Patronales Vive Santa Ana 2017.