AYUDAS.png

Octubre: mes de las misiones.

El próximo 22 de octubre la Iglesia celebra la Jornada Mundial de las Misiones, es el Domund, una jornada misionera en la que de un modo especial, la Iglesia universal reza por la misión y los misioneros y colabora con ellos.

El domingo 1 de octubre entregamos, en todas las Eucaristías, unas cajitas para que en ellas, usted y su familia, depositen su colaboración económica, que entre otras cosas, hará posible que personas en zonas de misión escuchen de hablar de Jesús y le conozcan.

Los misioneros presentes en los cinco continentes, se convierten en los Mensajeros de la Palabra a quienes todavía no la conocen. Un trabajo que necesita de todo nuestro apoyo si tenemos en
cuenta que:

• El 92% de las diócesis de África son territorios de misión.

• El 85% de las diócesis de Asia son territorios de misión.

•El 57% de las de Oceanía son territorios de misión.

•El 7% de las de América son territorios de misión.

•El 2% de las diócesis de Europa son territorios de misión.

Esta cajita la estaremos recogiendo el domingo 22 en todas las Eucaristías.

 

Grande Vocación

Poema del Diácono Henri Noé Montero.

 

Grande vocación, la de ser amados

por un Dios genuino de amor inmutable.

Grande vocación la de ser llamados

por un Dios glorioso que vino a salvarme.

 

Sentado en su trono mira desde el cielo

que seamos feliz, que nada nos falte.

No duermen sus ojos, somos su desvelo

desde las entrañas quiso custodiarme.

 

Grande vocación el ser escogidos

de entre los mortales para ser su paje.

Grande vocación estar sometido

por libre albedrio a su vasallaje.

 

Como luz radiante, como fuego ardiente

a los que le sirven Dios da su consuelo.

En medio de pruebas, y el mundo sufriente

son los que le aman su mayor desvelo.

 

Grande vocación poder predicar

el Reino de Dios entre los mortales.

Con lucha y sudor poder cooperar

para que los hombres sean celestiales.

 

Vestido de gloria, ceñido de fuego

a los enemigos da golpes mortales.

Si me siento solo, si estoy prisionero

para socorrerme su Cuerpo y su Sangre.

 

Grande vocación la de ser sus hijos

don que nos otorga a precio de Sangre.

Grande vocación poder ir al cielo

para por los siglos poder alabarle…    

 

H, Noé, M 2013-06-18.